viernes, 5 de octubre de 2007

SENTIDO DE LA OPORTUNIDAD HERALDICA

La primera foto que se pospone a estas líneas demuestra un acertado sentido de la oportunidad heráldica. Se trata de la toma de posesión de un obispo de norteamérica, monseñor Dooher, en la archidiócesis de Boston, como obispo auxiliar.

El grupo de jóvenes que espera al señor obispo, le sorprende al darse la vuelta y mostrarle la espalda al llegar. Lo que pretenden estos jóvenes es que aprecie que se han hecho diseñar camisetas con las armas del obispo. Buen gusto indudable ¿no cree, improbable lector?.
Después, un par de sacerdotes, explican al obispo entrante el detalle de las camisetas, no vaya a ser que no entienda el gesto de girarse todo el mundo y que le den la espalda:
Estas fotos se han extraído del blog que el Arzobispo de Boston, el cardenal Sean, OFM, franciscano vaya, actualiza asiduamente en la red. Esta es la dirección: http://www.cardinalseansblog.org/?m=20061215 .

jueves, 4 de octubre de 2007

HERALDICA PAPAL

La heráldica del actual pontífice, como ya se expuso en su día, es muy desacertada. Absolutamente impropia en su timbre. Es esta:Pero el hecho de que se haya dejado influenciar por el príncipe de la Iglesia, cuyas armas se representan a continuación y pongo aquí sus armas por no volver a nombrarle, no significa que este papa no sea un hombre capaz. Y digo esto porque todo aquel que es capaz de abandonar el trabajo y tomarse una cerveza y relajarse, a pesar de ser el sumo pontífice, papa de todos los católicos, demuestra capacidad. Esta fotografía lo dice todo a ese respecto ¿no cree, improbable lector?:Cerveza además que, como se puede apreciar, posee un escudo de armas diseñado con exquisito rigor.

FALTA DE RIGOR Y EXCENTRICIDAD

Esto es lo que Warhol hubiera diseñado con mis armas:Un toque excentrico, de vez en cuando, tampoco viene mal.

Solamente hay dos escudos que se repiten; ¿los encuentra, improbable lector?

martes, 2 de octubre de 2007

EVOLUCION ARMERA

El sacerdote católico de la diócesis de Metuchen, Nueva Jersey, en los Estados Unidos, padre don Guy Selvester, de origen irlandés e italiano, ha creado para sí mismo estas armas:
Sobrias, elegantes y... sobre todo, fruto de una evolución armera. Este sacerdote, partió de un escudo no muy acertado, desde luego, que reflejaba sus aficiones... en fin... un escudo del todo infantil.
La explicación de la existencia del pino central proviene de que Selvester, su apellido, significa del bosque. La cruz de San Francisco, porque estudiaba en la Universidad de esa orden, las máscaras por su afición a la comedia y la cruz de Canterbury, porque sí. Porque quería una cruz y puso esa.
Después evolucionó a este otro escudo:

Puso las máscaras en banda, y luego, cambió la cruz de San Francisco, por la de los benedictinos. El escudo resultaba igual de infantil que el primero. La siguiente evolución fue esta:

Empezaba a parecerse a un verdadero escudo. Abandonó el jefe abarrotado y sobrepuso al pino una faja con bezantes cargados. Los tréboles son, evidentemente, por su ascendencia irlandesa, como habrá adivinado, improbable lector. Entonces, cuando diseñó este escudo, abandonó su vida secular, para incorporarse a un monasterio benedictino americano.

Y en la siguiente evolución sí es donde se produjo un verdadero cambio. Él mismo, el padre Guy Selvester, relata que debió este cambio de armas al doctor en filosofía, creo que europeo del este, exiliado en norteamérica debido a alguna guerra, doctor Geza Grosschmid. Este doctor sí era un buen heraldista, como es evidente. Sus nuevas armas fueron:Ahora ya sí resultan unas armas elegantes ¿no lo cree, improbable lector?. Las cruces están ahí por la orden benedictina y el gules porque el doctor Geza Grosschmid le sugirió al sacerdote, que todo escudo debía contener al menos una figura en gules. ¡Que acierto!. Y de nuevo surgió otra evolución. Esta vez vino motivada por el abandono de la orden benedictina por parte de don Guy Selvester, para trasladarse a finalizar sus estudios eclesiásticos a un seminario diocesano. En consecuencia, cambió las dos cruces benedictinas por dos cruces flordelisadas. Aquellas que yuxtaponen la imagen de Jesús, la cruz, con la de María, su santísima Madre. El resultado fue similar al anterior:

Por último, hizo un nuevo cambio. Quiso mantener la figura del pino que le había acompañado en todo su devenir heráldico. Pero también se dio cuenta de que una sola figura, un solo elemento, hacía más hermoso un escudo; se decidió por un bosque verde en jefe; unido a un cielo de oro en el resto del escudo, junto con una sola cruz flordelisada de gules. Y el resultado fue el que ha visto, lector, al inicio de estas líneas:

Toda esta evolución puede seguirla, mejor redactada, aunque en lengua inglesa, en la siguiente dirección:

http://americanheraldry.org/forums/showthread.php?t=3336


Unas armas acertadas, elegantes, sobrias, dignas... pero estoy tentado, conociendo el significado de los colores, de proponer a sacerdote del que venimos hablando una variación, casi inapreciable, pero que le dotaría de mayor significación. Se trata de que el cielo quede arriba, donde debe estar, y el bosque quede abajo, donde es lógico que aparezca. Y la cruz en el cielo, recordando aquella aparición que tuvo Constantino de la cruz. Aquella de In hoc signo vinces, con este signo vencerás.

Esta es la proposición que un día remitiré al padre Guy Selvester:Igualmente sobria, con el mismo significado, pero en su correcta posición.

POLEMICA HERALDICA

Ha surgido una polémica heráldica de hondo calado en internet.

Se trata de la página http://www.riag.es/ , del señor Koblischek, habitual participante en los foros de la páginas de heráldica: http://www.blasoneshispanos.com/ y http://www.heraldicahispana.com/ .

En su propia página, que tiene ánimo de lucro, toda vez que se ofrece a diseñar escudos por 150€, ha incluido entre otros, los escudos de los miembros de la American Heraldry Society.

Yo lo sabía hacía tiempo ya que don Ignacio Koblischek, hace aproximadamente un año, se ofreció a rediseñar mis armas, cosa que hizo con muy buen gusto, (como se observa en el escudo adjunto), y se ofreció también a publicarlas gratuitamente en un libro que estaba editando, titulado: Armorial.

Algún tiempo después, al visitar la página del señor Koblischek, observé que había incluido las armas de los miembros de la Sociedad Heráldica Americana, American Heraldry Society, pero aclarando en cada uno de los casos, quien era el autor del dibujo. En mi caso, dado que también soy miembro de dicha sociedad americana, no se aclaraba quien era el autor del diseño, en tanto que lo había dibujado el mismo.

Pues bien, hace unos días un individuo, cuyo buen gusto heráldico al elegir armas para sí mismo no se corresponde con su moderación e inteligencia, el escudo que acompaña estas lineas así lo demuestra, dió la voz de alarma en el foro de la AHS, porque había localizado una página extranjera que contenía su escudo y el de todos los miembros de la asociación.

Al segundo día de iniciarse la polémica, que iba adquiriendo un tono alarmante, en tanto que se proponía bloquear la página comercial del señor Koblischek, intervine en el debate en favor del mismo.

Creo que he sido, hasta el momento, el único que ha salido en su defensa. He argumentado que puesto que nuestras armas son públicas, están en todas partes en la red, y no se ha adueñado de ellas, sino que ha recordado a quien pertenecen y quien las dibujó, no entendía a que venía tanto alboroto. Lo único que realmente ha puesto en su página es una colección de escudos que están al alcance de cualquiera en la red. Y eso es a fin de cuentas un armorial. Los antiguos armoriales medievales, que todos admiramos hoy, no fueron otra cosa que libros que recogían colecciones de escudos. Propongo dos imágenes de armoriales medievales:




La realidad es que el correo del señor Koblischek se ha saturado ante la cantidad de mensajes que ha recibido, en tono no propio de quien se dedica a una materia tan noble como la heráldica. Ha tenido, además, que bloquear su página comercial que en este momento está inactiva y, aunque ha intentado defenderse, nadie le ha escuchado. A mi mensaje nadie se ha dignado contestar. En fin bochornoso. Si esa página se hubiera titulado British Monarchy, seguro que entonces nadie hubiera protestado, pero claro, era español.

El debate se ha iniciado en esta página que reseño a continuación: http://americanheraldry.org/forums/showthread.php?t=3566