sábado, 20 de octubre de 2007

ALFONSO VIII

El escudo que acaba de observar es, como sabe improbable lector, el del reino independiente de Castilla. Lo creó para sí mismo, y en consecuencia para su reino, el rey de Castilla don Alfonso VIII. Lo hizo para diferenciarse bien claramente del escudo que ostentaba, primero su tío don Fernando II de León y posteriormente de su primo, don Alfonso IX de León.

Es común acuerdo que los esmaltes son copia que hizo el rey de los que traía su esposa, la reina doña Leonor Plantagenet, el conocido escudo de Inglaterra, en gules tres leones pasantes, guardantes de oro.
Los escudos de ambos esposos, si bien el de don Alfonso como señal, se labraron en sus sepulcros de las Huelgas Reales de Burgos:
Don Alfonso VIII fue, en consecuencia, quien ideó el que es, aún hoy, el primer cuartel del escudo de España.

SOLO LA CRUZ

El papa ha nombrado veintiséis nuevos cardenales. Esta noticia da pie a un par de comentarios:

El escudo que precede a estas lineas es el del cardenal Bergoglio, jesuita. Como puede apreciarse en sus armas, no es obispo, a pesar de ser cardenal. Se aprecia porque sus armas carecen de la cruz que acompaña, que se acola, al escudo y que se empeñan, determinados heraldistas, en decir que no es procesional. Pero sí lo es. No es otra cosa que una cruz procesional.

Este tipo de cruz se utlilizó como señal por los preheráldicos reyes de Asturias. No es otra cosa el escudo del principado de Asturias actual. Una cruz procesional, con su engarce para poder ser añadida a un asta de madera y ser portada como emblema, como señal. Tal es la cruz que se conserva en el monasterio de las Huelgas Reales de Burgos, y que dicen que perteneció al obispo, y gran amigo de don Alfonso VIII, don Rodrigo Ximenez de Rada, y que portó en el combate de Navas de Tolosa.

Tanto es así, que la cruz procesional indica el oficio de obispo, que el arzobispo de Washington, monseñor Donald Wuerl, diseñó inicialmente sus armas timbrándolas con solo la cruz. Sin añadir capelo con borlas.

PRINCIPADO DE ANTIOQUIA

Las armas del principado de Antioquía fueron, a lo largo de su efímera existencia, éstas:

y estas otras posteriormente:

En al red podrá encontrar, improbable lector, datos sobre el resto de principados, ducados, condados, baronías e incluso señoríos de los territorios latinos de Tierra Santa. Se recomienda recurrir a wikipedia. Sirva como ejemplo esta página con el detalle del Principado de Galilea, que incluye datos sobre sus diferentes ducados:http://es.wikipedia.org/wiki/Principado_de_Galilea. Se añade un mapa muy incompleto de aquellos lejanos reinos:

viernes, 19 de octubre de 2007

TEMPLE

Me ha pedido un amigo y compañero de armas, don Alberto Sánchez Adán , que relate algo sobre el Temple en este blog. Mi idea sobre el Temple no creo que sea la que espera leer mi amigo.

Aquí, en este blog, escribo de heráldica. Espero que el tema le parezca interesante. Esta es mi opinión heráldica sobre esa orden desaparecida y hoy, aparentemente, rehabilitada.

La heráldica del temple se plantea de diferentes formas:

Para el común de los individuos, al recrear mentalmente un templario, el escudo, la simbología que imaginan suele ser esta: En plata cruz llana de gules. La cruz muchas veces recortada o potenzada, o como quiera que sea. Pero siempre de gules. Algo como esto:

Sin embargo, para los que se han interesado mínimamente por la ciencia heráldica, se reconoce en las armas descritas una excesiva asimilación con las que adoptaba el común de los cruzados.

Así, para los aficionados a esta ciencia, las armas de esta orden, las que parece que realmente embrazaron los caballeros, fueron: Escudo de sable cortado de plata, cargado con cruz llana de gules brochante. Algo parecido a esto:

Un par de páginas, de las muchas que existen en la red, que contienen la heráldica de los grandes maestres del temple pueden ser:
http://es.wikipedia.org/wiki/Grandes_Maestres_del_Temple
http://membres.lycos.fr/insolite/templiers/maitres.htm

Aparte de la heráldica de la orden, que realmente no da para más, se puede recrear, imaginar, pensar en voz alta sobre lo que hoy sería la orden si no la hubiera codiciado el rey francés Felipe, hasta el extremo de solicitar, y lograr, su abolición por el Papa. Hacer, lo que se denomina un futurible, un qué hubiera ocurrido si...

Otras órdenes se encontraban en aquel momento, en el siglo XIV, en parecida situación: Fuera del reino de Jerusalén, o de los principados y condados latinos de Tierra Santa. ¿Y qué son hoy? Ésas órdenes siguen existiendo. Por ejemplo, la orden de Malta se llamaba entonces orden del Hospital. Hoy solo sirve como ilustre colegio de nobles de la cristiandad. Es decir, como una asociación que acoge a los nobles de occidente y les dota de un fin altruista.

Igualmente las órdenes militares españolas que sirven solo para asociar a los nobles más nobles y más linajudos de todos los nobles españoles.

A donde se quiere ir a parar es a ayudar, brevemente, a desdecir a los creadores de mitos sin sentido, que quieren ver prodigios donde no los hay. La orden del temple, francesa hasta la médula, no tenía secreto esotérico que ocultar. Eso no son más que patrañas impropias de personas cultivadas. Es verdad que tampoco sería propio decir que su abolición fue justa. Evidentemente, fue un atropello feroz, pero de ahí a elevar a la categoría de dioses que tenían secretos que harían a la humanidad mejor, o que poseían piedras filosofales, es infantil.

En España, y concretamente en Castilla, los templarios, extranjeros franceses todos, dejaron una imagen de cobardes irresoluble. Antes de iniciarse la batalla de Alarcos, en 1195, abandonaron la fortaleza de Calatrava. Esta muestra de cobardía, providencialmente, serviría para que el abad del monasterio de Fitero, Raimundo, se decidiera a defender la plaza y se creara la primera de las órdenes militares españolas, que tantas glorias dieran a nuestros reinos. Los franceses huyeron. No parece que eso sea lo propio de personas que poseen secretos que alterarían el curso de la historia de la humanidad. Parece mas propio de, insisto, cobardes.

Por último añadir que el papa que disolvió la orden, decretó excomunión para cualquier católico que añadiese el adjetivo templario a sí mismo o una asociación cualquiera. Creo que esa excomunión se ha levantado por el papa Juan Pablo II. No veo la necesidad. Cualquier asociación , hoy, que se titula templaria, no es mas que un grupo de personas, normalmente insatisfechas socialmente, y que buscan un algo mejor, que desde luego no encontrarán en una asociación a todas luces infantil.

martes, 16 de octubre de 2007

MONSEÑOR BRUNO PLATTER

El retrato que precede a estas líneas es el de monseñor Bruno Platter. Obispo católico, superior de la orden Teutónica. Ésta, lejos de haber sido abolida, sigue viva en el seno de la Iglesia. Las armas tradicionales de esta orden han sido: En plata, cruz llana de sable, cargada con cruz flordelisada de oro, tal como aparece en los escudos de los caballeros que se representan en el dibujo adjunto:
Las armas de este monseñor, que cuartela con las de la orden que gobierna, son estas:

lunes, 15 de octubre de 2007

FRAY ANDREW BERTIE

El retrato que acompaña estas lineas es el de Fray Andrew Bertie, que es el actual Gran Maestre de la Soberana Orden de Malta. Sus armas, en plata tres arietes de oro, con cabeza de azur, cuarteladas con las de la institución de la que es soberano, son estas: Esta orden solo admite el acceso de personas que puedan aportar pruebas de nobleza de sus cuatro primeros apellidos.
Su origen se remonta a las cruzadas. Tuvieron territorio independiente hasta que el emperador Napoleón I Bonaparte les arrebató manu militari la isla de Malta. Que se convirtió así en su último bastión, si bien habían ido siendo expulsados de otros anteriores, toda vez que aún hoy su nombre completo recuerda esas tierras en las que anteriormente ejercieron su soberanía los maestres: Soberana Orden Militar Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, Rodas y Malta.
Lo más curioso de esta orden es que es reconocida como sujeto de derecho internacional, esto es, como nación independiente, por infinidad de países: Por el Vaticano, obviamente, que la reconoce como nación y como una de las dos únicas órdenes militares de caballería católicas que existen, junto con la Orden del Santo Sepulcro, por España, Italia, Francia e incluso por naciones que no tienen nada de católicas, como el Reino Unido. Su gran Maestre, que ha de haber realizado los votos tradicionales, incluido el de pobreza, pese a vivir en un palacio, el palazzo Condotti, en la Vía Condotti número 68 de Roma, rodeado de toda clase de lujos y relacionandose solamente con otros nobles, y ser de probada nobleza. Tiene tratamiento de Alteza Eminentísima internacionalmente y en el Estado Vaticano, se asimila a cardenal, o sea príncipe de la Iglesia, de ahí lo de Alteza Eminentísima. A los cardenales se les otorga el tratamiento de "Eminencia".
El Palazzo está además poblado por individuos de rancias familias nobles, que ocupan cargos tan altisonantes como Gran Comendador, Gran Canciller, Gran Hospitalario... El actual gran Maestre es de una familia inglesa de lo más linajudo. Su linaje completo se puede leer en el Boletín número 53, correspondiente al 4º trimestre de 2004, de la página que la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía, mantiene en la red: http://www.insde.es/ramhg/Default.asp?Page=3&strClass=6&strType=A
Se añade una curiosa distinción en esta orden:
Éste es el escudo de la orden:
Y éste, el escudo para los trabajos de la orden:
Por último se indica que cualquier individuo que pertenezca a esta orden acola a sus armas la cruz de malta; sirva como ejemplo el escudo del Cardenal Medina Estevez, que además de un escudo escueto y bien diseñado, acola las armas de la orden:

domingo, 14 de octubre de 2007

HERALDICA DEL CICLO ARTURICO

Se recomienda vivamente la lectura de un cómic ambientado en los legendarios días del rey Arturo de Bretaña. La trama del cómic es interesante. Los dibujos inmejorables. La descripción de la naturaleza, sin igual. Y sobre todo, la heráldica es, si bien no exacta, sí aproximada y bien cuidada.

Se añade una viñeta del cómic:Se debe aclarar que la heráldica del cómic no es exacta porque, como probablemente sabrá improbable lector, los caballeros del rey Arturo, los personajes de la novela en cinco partes de Sir Thomas Malory, tuvieron su heráldica.

Esta heráldica fue rigurosa. Con parecidos en las armas de los familiares e incluso con determinadas características heráldicas que se repiten, cual si de una nación real se tratara. La heráldica de los caballeros del rey Arturo, ficticia evidentemente, pero real literariamente, creó incluso modas. Sus modelos heráldicos fueron imitados e incluso, asombrese improbable lector, copiados. Por ejemplo, la hoy conocida armería de la familia Escrivá de Romaní, copió en su origen Escrivá las armas, al caballero ficticio Sir Esclabor le Méconnu, que traía por armas las mismas que adoptó la familia Escrivá solamente por parecido en el apellido. Aunque, y tomo esta idea del ínclito profesor de Heráldica don Faustino Menéndez Pidal, no fue la única familia en hacerlo. Igual hicieron los Bernaldo de Quirós, con Sir Kay le Seneschal, copiando las llaves de sus armas. O la esclarecida familia Téllez Girón con Sir Giret de la Bale copiando su escudo gironado.

Para más detalles: La página de la heráldica artúrica: http://www.heraldica.org/topics/arthur.htm y el artículo del Maestro don Faustino Menéndez Pidal del que se ha tomado la idea de esta entrada y que está recogido en el libro: Leones y Castillos, que editó la Real academia de la historia en 1999.