sábado, 21 de marzo de 2009

ERRATA

Es verdad que nuestro idioma posee muchas reglas curiosas. El mantenimiento de la letra romana q ha obligado a un sinfín de excepciones con las letras que preceden a la e y la i. Za, ce, ci, zo, zu. Ca, que, qui, co, cu. Ga, gue, gui, go, gu y hay más.

Mantenemos la existencia de una letra, la h, que salvo que vaya precedida por la letra c es muda.Es un idioma, en fin, para los no castellano parlantes, realmente complejo de aprender por sus muchas excepciones y sus múltiples reglas ortográficas.

Y no solo para ellos. Yo mismo cometo faltas de ortografía infantiles, absolutamente vergonzosas, de forma habitual, más pendiente de lo que cuento que de cómo lo cuento, pero gracias a esta herramienta de trabajo que atiende por Word, es posible caminar más tranquilo por este universo virtual.Un noble y atento lector tiene la deferencia de remitir la información que sigue relativa a una inmemorial mancomunidad de pueblos. No se añade nada. Solamente, improbable lector, intente descubrir alguna errata.

viernes, 20 de marzo de 2009

ARZOBISPO DE LORETO

En este espacio virtual se ha hablado, mucho y bien, del que fuera arzobispo del servicio diplomático de la santa sede, monseñor Bruno Bernard Heim. Fue él quien diseñó las armas de los cuatro papas anteriores al reinante y a punto estuvo de diseñar la heráldica del papa actual toda vez que falleció en 2002 en su Suiza natal, tan solo tres años antes que fuera elegido Benedicto XVI. Desde luego las armas del actual papa hubieran tenido otro tono y sin duda se timbrarían con tiara no con ese extraño tocado oriental.Hoy se propone a su recreo, improbable lector, la heráldica de un arzobispo. El prelado de Loreto, ciudad tan querida para los que somos miembros del Ejército del Aire. Las armas de monseñor Giovanni Tonucci que diseñó monseñor Heim.Esta es la explicación, traducida del italiano, del significado de sus armas que ha redactado el propio arzobispo de Loreto.La tradición de la Iglesia exige que un obispo elija un emblema que lo identifique y, de alguna manera, que lo represente. Ahora se tiende a hablar de logotipo, algo parecido a lo que ocurre en los productos comerciales. Pero en vez de eso se debería utilizar la palabra correcta, escudo de armas.

La utilización de las armas propias en documentos, sellos o precintos, lo convierten en algo hermoso y solemne, y sirven para asegurar la autenticidad. Me preguntaban recientemente sobre el lema que he elegido: Prior dilexit nos: Él nos amó primero.

Les explico mi escudo, que pueden ver representado junto a estas líneas. El escudo está rematado por una cruz, con dos brazos. Esto indica que se trata del escudo de un arzobispo. El obispo tiene la cruz con un solo brazo. El escudo en sí tiene dos colores, blanco y rojo. Los colores de la bandera de Fano, mi ciudad de origen. Cuando dos antiguas familias, siempre en conflicto, decidieron hacer la paz, el color rojo de una y el blanco de la otra fueron representados juntos, y así se convirtió en un símbolo de armonía en la ciudad.

En el centro del escudo, en negro pero con los ojos blancos y negros y el pico y la lengua de color rojo, se representa una cabeza de águila. El estilo del dibujo recuerda un poco el estilo teutónico, y ello puede hacer que sea difícil de entender. De hecho hay quien me preguntó si se trataba de un pescado o un gallo. Con cierta ironía, una persona dijo que se trataba de una gallina borracha. En lugar de lo expuesto, se trata sólo de la cabeza de un águila que, en el estilo que se dice heráldico, está representada en actitud feroz, como si estuviera gritando.

El autor del Apocalipsis describe que alrededor del trono del Altísimo existen cuatro seres vivientes: el león, el toro, el hombre y el águila (Juan 4, 6-7). Tradicionalmente se han interpretado como los cuatro evangelistas y el águila fue elegida como símbolo del evangelista Juan. En la antigüedad se creía que el águila era capaz de volar muy alto y mirar directamente al sol permaneciendo sin deslumbrarse. En su Evangelio, san Juan ha expresado ideas tan bellas y profundas como para pensar que podría contemplar de cerca la realidad de Dios, como el águila hace con el sol.La razón por la cual yo quería que el símbolo de san Juan apareciera en mi emblema es fácil de entender: Como ya he dicho, el evangelista predicador del amor por excelencia, es mi patrono de nombre y, aunque mal, intento que su inspiración ilumine mi vida como discípulo y mi servicio como ministro de la Iglesia.

Y ahora llegado al santuario de Loreto siento que, como en la oración del aviador, las águilas vuelan alto y ven el sol: un símbolo que me une a mí también a la aviación.

A los lados de la cabeza del águila hay otros dos motivos: Sobre el campo blanco una flor roja, mientras que en el campo rojo aparece una estrella blanca.La flor puede ser vista como un símbolo de la caridad, y también un símbolo de la Virgen, tomado de la Letanía de Loreto: rosa mística. También puede ser interpretada como una referencia a los orígenes de mi familia, mis cuatro abuelos eran agricultores, como la flor representa a cada fruto de la tierra. La estrella blanca indica la fe y también un símbolo de María: Stella matutina, la estrella que guía a los marineros, y también como una alusión el mar Adriático, que riega mi ciudad natal de Fano y la vecina de Loreto, y que da a nuestro pueblo los alimentos y trabajo para todo el año.

Estos son todos los elementos que componen mi escudo que me acompaña ya durante muchos años. El autor, que fue un gran diseñador de heráldica, lo hizo por mí en 1976 cuando yo estaba a punto de salir de Londres para ir a trabajar en el Vaticano. Fue el arzobispo Bruno Heim, que era entonces Delegado Apostólico en Gran Bretaña. Fue autor de numerosas e importantes creaciones heráldicas, como las de los papas Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II. Murió hace algunos años, en 2002 y por ello no pudo diseñar también el del santo padre Benedicto XVI. Y lo diré, pero en un susurro, que tal vez lo hubiera realizado de forma muy diferente. Monseñor Heim decía que un escudo de armas puede tener un significado simbólico, pero esto no es lo más importante. Un escudo en primer lugar debe ser claro y no resultar cargado con demasiadas figuras, pues parecería un plato de ensalada.

¿Qué significa, después de todo esto, mi escudo? Sólo mi representación, como una de mis fotos o mi firma. Sin embargo, mientras la cara no revela la persona y la firma es difícil de entender, las armas resultan hermosas, claras y elegantes. Y estoy sinceramente y justamente orgulloso.

jueves, 19 de marzo de 2009

ATRIBUCIÓN DE ARMAS

Ya sabe, improbable lector, que se han atribuido armas a multitud de personajes preheráldicos.

Hoy se proponen a su consideración, improbable lector, las muy conocidas del rey Arturo, que fueron inicialmente tres coronas de oro puestas en palo sobre un campo de azur. Coronas que se convirtieron en trece por error de traducción.Las atribuidas a los reyes magos, que son las que siguen:Las armas atribuidas al bíblico rey David. La honda con la que venció a Goliat y la lira.

Las de María Santísima, un corazón de gules, alado de oro, atravesado por una espada baja de plata, guarnecida de oro, sobre campo de azur.Las armas atribuidas a Cristo, con los instrumentos de su pasión. Y las armas que se han atribuido tradicionalmente al santo que hoy se celebra, san José, esposo de María, una regla de carpintero de oro, puesta en chebrón, sobre un jarro de oro con lirios de plata, en campo de azur.

miércoles, 18 de marzo de 2009

TRONOS DIOCESANOS I

Nuestras ciencias, las ciencias heroicas, sirven de reclamo, de diversión, de solaz a pocos individuos. Pero desde luego, somos un grupo selecto. Habitualmente nos especializamos, por mera afición, en una materia determinada.

Uno de los especialistas más renombrados a nivel internacional en materia de heráldica eclesiástica es el sacerdote católico, del que ya se ha hablado, y mucho, y bien, en este espacio virtual, don Guy Selvester, cuyas armas son las que siguen:Hasta hace unos meses, el padre don Guy mantenía un muy interesante blog sobre temas eclesiásticos en los que la heráldica suponía un valor constante y que abandonó por justificado cansancio.

El padre Selvester se considera, porque lo es, discípulo heráldico del arzobispo Bruno B. Heim, de quien también, y tan bien, se ha hablado en este espacio, que fue quien diseñó y dibujó los escudos de los cuatro últimos papas anteriores al actual y cuyas armas, contrarias a las leyes de la heráldica al disponer oro sobre plata, fueron estas.
En el ámbito del blog del padre Selvester se publicaron, hace meses, una serie de fotografías. La serie mantenía un hilo conductor basado en exponer sedes episcopales de catedrales católicas, habitualmente norteamericanas, en las que se representaban las armas del obispo reinante en la diócesis.

Durante algunas entradas se propondrán a su consideración, improbable lector, algunos de aquellos tronos. Dado que el blog del padre Selvester, al dejar de redactarse fue suprimido en su totalidad, no se dispone de datos de todos ellos. En cualquier caso, la decoración basada en motivos heráldicos nos parece de suficiente entidad y buena estética como para proponerla a su consideración.

De las dos primeras fotografías que a continuación se exponen no recordamos los detalles de la diócesis en las que fueron tomadas ni del obispo poseedor de las armas que adornan los tronos.

En cualquier caso, ésta primera sede, con un detalle más cercano del escudo, recuerda vagamente, por la disposición del dosel, a aquel otro que tradicionalmente adorna las armas de los soberanos y de los grandes de España.La segunda expone en su respaldo unas armas realmente bien diseñadas, sobrias y elegantes, pertenecientes a un arzobispo o a una archidiócesis al acolar una cruz patriarcal.

martes, 17 de marzo de 2009

MONSEÑOR FELLAY

Las armas que preceden estas líneas son las de monseñor Bernard Fellay, obispo católico suizo, nacido en 1958, elegido en 1988 y reelegido en 2006 superior general de la Fraternidad sacerdotal de san Pío X, papa cuyas armas fueron estas:
La excomunión en la que incurrió monseñor Fellay en 1988 al ser ordenado obispo por monseñor Marcel Lefevre, cuyas distinguidas armas recordará, improbable lector,
ha sido en enero de este año 2009 revocada por el actual pontífice máximo, Benedicto XVI, cuyas armas se añaden a continuación:Desconociendo el origen del mueble que aparece representado como motivo principal en las armas de monseñor Fellay, se desea destacar el razonable parecido entre éste y el mueble del primer cuartel de las armas del municipio desde el que se redacta este tedioso blog, Torrelodones, basado en la torre que da nombre al pueblo.

lunes, 16 de marzo de 2009

SEMINARIO DE HERÁLDICA

Un noble y atento lector tiene la deferencia de remitirnos la información que sigue, relativa a las siempre necesarias reuniones para tratar sobre heráldica, rogando que se le conceda al asunto la máxima publicidad. Atendiendo a su amable petición se exponen las líneas que siguen:
Académie Internationale d’Héraldique - International Academy for Heraldry
Accademia Internazionale di Araldica - Akademie Internationale für Heraldika
Academia Internacional de Heráldica - Academia Internationalis Heraldicae


2º Seminario Ibérico de Heráldica

Heráldica y relaciones ibéricas


La Académie Internationale d’Héraldique convoca este encuentro, que tendrá lugar en Madrid, en los días 25 y 26 de abril de 2009, con la colaboración de la Federación Española de Genealogía, Heráldica y Ciencias Históricas, y del Colegio Heráldico de España y de las Indias.

Forman el Comité de Honor la Academia Portuguesa de Ex-Libris, la Academia de Letras e Artes de Lisboa, la Academia Lusitana de Heráldica, la Academia de Heráldica do Algarbe, el Núcleo Lusófono da História de la Universidade Lusófona de Humanidade e Tecnologias de Lisboa, la Federación Española de Genealogía, Heráldica y Ciencias Históricas, el Colegio Heráldico de España y de las Indias, y la Academia de Genealogía, Nobleza y Armas de Alfonso XIII, y el Cronista de Armas de Castilla y León.

El Comité Científico lo encabeza D. Fernando Agudo Sánchez, Presidente internacional de la Académie Internationale d’Héraldique, y lo integran los Presidentes de las Delegaciones Nacionales, D. Vítor Escudero de Campos, el Prof. Dr. D. Antonio de Sousa Lara, el Dr. D. Segismundo Pinto, el Prof. Dr. D. Félix J. Martínez Llorente, el Prof. Dr. D. Luis Valero de Bernabé, el Dr. D. José María de Montells y Galán, D. Manuel Mª Rodríguez de Maribona, y el Cronista de Armas de Castilla y León. Forman el comité ejecutivo los señores Agudo, Rodríguez de Maribona y Valero de Bernabé.

Con ocasión del encuentro se entregarán los Premios Nacionales de la Federación Española de Genealogía y Heráldica, y otros galardones y se presentarán sendos libros (uno sobre S.M. el Rey, el otro sobre exlibris).

Información e inscripciones: D. Manuel Mª Rodríguez de Maribona y Dávila, Secretario del encuentro, en secretaria@academiaheraldica.org.

ARMAS DE DON JUAN DE BORBÓN Y BATTENBERG

Se exponen a continuación, por el mero placer de compartirlas, un par de fotografías tomadas después y durante la ceremonia de entrega de reales despachos de la Academia General Militar de Zaragoza y de la Escuela Naval de Marín.En ambas, como apreciará improbable lector, aparece como testigo y como oficiante entregando el real despacho, el almirante don Juan de Borbón, padre del monarca reinante, don Juan Carlos. Las armas que siguen son las que utilizó tan insigne figura, don Juan de Borbón y Battenberg.Anexo: Soberbia. Se añade otra fotografía del ejército que resta, el Ejército del Aire, y de una entrega de despachos, como las anteriores. Se trata de la ceremonia, hace ya muchos años, en que tuve la ocasión de recibir el despacho de alférez cadete de manos del coronel Pérez-Iñigo, del cuerpo de Intendencia del Ejército de Tierra, dentro del régimen interno de la Academia General del Aire de san Javier, en Murcia.

domingo, 15 de marzo de 2009

ARTE O CIENCIA

Decía recientemente el hijo del anterior marqués de Santa Marina en una clase, que la heráldica no es ciencia. Seguramente tienen razón, toda vez que quien lo exponía sabe, y mucho, del asunto. Argumentaba, con absolutos visos de verosimilitud, que la heráldica es un arte. Arte, no obstante, que usa un método científico en su ejecución y estudio.

Quizá una prueba evidente de que efectivamente es un arte sea el comprobar lo que los diferentes artistas son capaces de hacer con unas mismas armas poniendo de manifiesto el razonamiento expuesto: Sobre un mismo blasonamiento se pueden crear diferentes escudos. Sirvan como muestra las armas que asumimos como propias hace ya años y que se blasonan como sigue: En campo de azur, espada baja de plata, surmontada de M gótica de oro. Guantelete de cota de malla jaquelado de plata y sable en el cuartel siniestro de la punta. Escudo adiestrado de veros.

Armas que diferentes artistas han tenido la gentileza de representar así:

Don Omar Doglio:Don Ignacio Koblischek:Don José Lozano, Bauto:Don David José Fernándes da Silva:y Fray Rafael Nieto:Se exponen además un par de excelentes dibujos, como no podía ser de otra forma, de fray Rafael Nieto en los que se sobreponen a figuras medievales nuestras propias armas, manifestando de nuevo el aspecto esencialmente artístico de la heráldica .Para concluir se añade que aun no hemos solicitado el preceptivo registro armero al cronista-rey de armas de Castilla y León, el marqués de la Floresta.