sábado, 25 de diciembre de 2010

FELICIDADES

Feliz Navidad, improbable lector.

viernes, 24 de diciembre de 2010

FELIZ NOCHE



Improbable lector: feliz nochebuena.

jueves, 23 de diciembre de 2010

AUMENTOS DE HONOR, IV Y FINAL

El aumento de honor, como se ha explicado en esta serie, hace alusión a la recompensa otorgada por el soberano sobre las propias armerías, en tanto que son manifestación de la identidad de quien las posee.
Para concluir esta serie de tediosas entradas relativas al concepto definido, hoy se desea recordar, improbable lector, la forma correcta de blasonar los aumentos de honor.


Se define blasonar como el uso del lenguaje propio de la heráldica para describir científicamente unas armas cualesquiera. Lenguaje propio que, como ya se expuso en una ocasión, los heraldistas debemos defender y utilizar correctamente.


La forma correcta de blasonar cualquier pieza, mueble o partición que se haya añadido a unas armerías como aumento de honor es: aumentado de…


Así, se propone el ejemplo de las armas del teniente general don Sabino Fernández Campo: En campo de gules, cruz de la victoria de oro; aumentado de jefe de azur, cargado de tres flores de lis de oro, puestas en faja.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

MALTA EPISCOPAL

Más bien pacato a la hora de proponer vídeos, hoy el redactor de este tedioso blog sí expondrá un enlace de YouTube.
Al hilo de la anterior entrada, en la que se reseñaba la posibilidad de que un nuevo escudo papal fuera diseñado por monseñor Heim, fallecido en 2003, se apunta vínculo informático que, sin duda, será del agrado de los caballeros de Malta.
El hábito conventual la orden, luto riguroso únicamente aliviado por la silueta de la cruz de su religión,
se adapta a las necesidades de la uniformidad eclesiástica episcopal, dando por resultado la escena en la que el cardenal Wuerl aparece ataviado con casulla de Malta y mitra de lo mismo.
Se desea llamar su atención, improbable lector, sobre el báculo que porta el protagonista de las imágenes.
Las armas que monseñor Heim diseñara para el hoy cardenal, una simple, y en consecuencia elegante, torre de oro en campo de gules, aparecen discretamente representadas sobre el cayado.
El enlace a la escena es el que sigue: http://www.youtube.com/watch?v=l_wo7iFqnHE

martes, 21 de diciembre de 2010

UN QUINTO ESCUDO

Un gran heraldista. Uno de aquellos que pasará, sin duda, a la historia. De Bruno Bernard Heim, arzobispo del servicio diplomático vaticano que alcanzó a ser nuncio en Gran Bretaña se ha hablado mucho, y casi siempre bien, en este tedioso blog.
Como recordará, improbable lector, monseñor Heim, diseñó las armas de los cuatro últimos papas anteriores al actualmente reinante:
Fallecido en 2003, dos años antes que el papa Juan Pablo II, a punto pudo haber estado de alcanzar a realizar un quinto diseño de las armerías papales.
Hoy se propone la hipótesis relativa a que, efectivamente, aun puede ser quien dibuje las armas del próximo papa. No, no he bebido improbable lector, siga leyendo por favor.
El arzobispo Heim fue un prolijo heraldista que creó armas para un buen número de eclesiásticos. Hombres de iglesia que, no es descabellado pensarlo, pudieran ocupar algún día la cátedra de Pedro.

De las armas creadas por el arzobispo Heim para monseñor Wuerl, recientemente creado cardenal, se habló en alguna ocasión. Permanecen inalteradas desde su ordenación episcopal, toda vez que dispone cruz procesional como signo heráldico de su dignidad, obviando el capelo.

Si el cardenal Wuerl alcanzara a ser elegido sumo pontífice, un quinto escudo papal habría sido diseñado por Bruno B. Heim.
El resultado, pudiendo suponer el buen gusto heráldico del cardenal, en base a la elección del diseñador de sus armas, sin duda se timbraría con tiara pontificia, volviendo a la normalidad. Algo similar a esto:

lunes, 20 de diciembre de 2010

AUMENTOS DE HONOR, III

 Dando continuidad a las entradas sobre el mismo asunto, hoy se proponen algunos ejemplos más de aumentos de honor. En particular los concedidos por monarcas ingleses en retribución a los méritos contraídos por sus súbditos.
Quizá el más antiguo aumento de honor de las armerías de un caballero inglés procede de los siglos medievales en que los reinos de Inglaterra y Francia se enfrentaron en el campo del honor. Cuenta la leyenda, que no la crónica, que sir William Pelham capturó al monarca galo en la batalla de Poitiers.
En premio a su hazaña recibió el aumento de honor de cuartelar sus anteriores armas, tres cisnes bien ordenados, con dos correas terminadas en sus correspondientes hebillas, muebles que representaban el cinturón que sujetaba la espada rendida del monarca francés, sirviendo como recuerdo perpetuo de su heroica acción.
Se proponen como segundo ejemplo las armas del segundo duque de Norfolk, lord Thomas Howard. Corría el año 1513 cuando el rey de Escocia comenzó la invasión de Inglaterra al amparo del pacto firmado con el rey de Francia. Presentando batalla el ejército inglés al mando de lord Thomas, los escoceses fueron derrotados en Flodden.
Como recompensa, el rey Enrique VIII concedió un aumento de honor en las armas originales del II duque de Norfolk, que eran de gules, con seis crucetas de plata, recrucetadas y apuntadas en su brazo inferior. El premio consistió en una banda de plata cargada en el cantón diestro del jefe de las armas del rey de Escocia,
cortando el león real de gules, y siendo atravesado en sus fauces por una saeta de lo mismo.
Armas que aún hoy ostenta, en el primer cuartel de su composición heráldica, lord Edward FitzAlan-Howard, XVIII duque de Norfolk, de cuyos empleos heráldicos, dado que es el jefe del colegio de armas de Inglaterra, se hablará en una futura entrada.
Se exponen por último las armas del coronel Newman que, en 1648, ayudó a escapar a Francia al hijo primogénito del rey Carlos I de Gran Bretaña, quien moriría decapitado a manos de Cromwel. El coronel Newman se hizo acreedor del favor real al mantener la defensa de la puerta de la ciudad de Worcester por la que pudo huir el futuro Carlos II.
Las armas originales del coronel Newman eran un cuartelado de primero y cuarto de azur, con tres estrellas de plata bien ordenadas; y segundo y tercero de plata pleno. El aumento de honor recibido en sus armas consistió en un escusón de gules cargado de un rastrillo de oro, en recuerdo de su heroica acción ante la puerta de Worcester, sumado de corona imperial.

domingo, 19 de diciembre de 2010

ENLACES

Remite don José Antonio Vivar del Riego un par de enlaces:

Gazapo

Tras la pista de un robo
Curiosa noticia, en la que la heráldica ha servido para esclarecer el paradero de una obra de arte robada.
Lee el párrafo que empieza: “Según recogía en su edición de ayer el diario La Mañana…”. http://www.diariodelaltoaragon.es/NoticiasDetalle.aspx?Id=663559